¿Por qué la Administración utiliza los boletines oficiales para notificar las multas?

Es legal en el sentido de que lo permite la ley, pero siempre con carácter supletorio, es decir, una vez la Administración ha intentado notificar al administrado mediante dos correos certificados y conforme al procedimiento establecido legalmente. De no hacerlo así, la notificación mediante publicación edictal será nula de pleno derecho. Habitualmente la Administración publica en los Boletines Oficiales las notificaciones de las sanciones simplemente por comodidad, rapidez y así recaudar más. Es decir, es más rápido y cómodo dejar de notificar dos veces en el domicilio conocido del administrado y pasar directamente a realizar la notificación por edictos, sin respetar el derecho de defensa de los administrados.

Mediante los edictos no se asegura la recepción oportuna de la resolución por el interesado, ni puede constar en los expedientes un acto escrito que acredite tal recepción, como en el resto de formas de notificación, pero sin embargo, la Administración da por notificado al interesado cuando lo cierto es que éste probablemente no habrá tenido conocimiento de la misma. Como consecuencia de las pocas garantías que para el interesado puede producir la comunicación por edictos, se han producido infinidad de pronunciamientos por parte de los Tribunales, creando doctrina al respecto. Dicha doctrina insiste en que la publicación edictal ha de ser considerada como un remedio excepcional y subsidiario de las formas ordinarias de notificación, y sólo se deberá acudir a la misma cuando no haya sido posible notificar al interesado de otra manera.